La economía invisible de la cultura

Hace ya un tiempo que nos acostumbramos a los datos macroeconómicos relacionados con el aporte al PBI que genera la cultura o la generación de empleo o los ingresos por divisas y afines. Todos datos voluminosos que sorprenden y entusiasman. 3, 5 y hasta más del 10% es la contribución de las Industrias Culturales y Creativas a los respectivos PBIs y datos similares se manejan en el campo del empleo en tanto que en el 2010 Naciones Unidas demostró que se exportaron más de 860.000 millones de dólares en bienes culturales en el mundo. Ahora bien ¿qué significa esto para el micro, pequeño o mediano emprendedor sea un artista, un productor, un diseñador gráfico o una pequeña editorial? No es sencillo saberlo, pero sí podemos analizar qué ocurre a nivel local cuando, por ejemplo un productor de espectáculos organiza un concierto de música en una sala de conciertos conocida. Un primer nivel de análisis nos muestra que los artistas y el productor habrán de obtener ingresos de esa actividad. A esto se suma la posible venta de CDs y de DVDs y los ingresos por derechos autorales toda vez que la música se ha utilizado en medios de difusión. Un segundo nivel es lo que ocurre dentro de la sala: la misma sala obtendrá ingresos, los técnicos (sonidista, vestuarista, iluminador, escenógrafo y asistentes) así como el personal de limpieza, seguridad y de atención al público, la venta de merchandising y del bar.   Un tercer nivel, ampliando más la mirada, abarca los servicios relacionados con toda la actividad: todos los aspectos relacionados con la comunicación: diseño gráfico, servicios de prensa y difusión, publicidad (paga), comunicación digital, hosting, diseño y envío de gacetillas electrónicas, sitio web, twitter, facebook, publicidad paga en medios digitales, etc. La imprenta que habrá de proporcionar los afiches, volantes, programas de mano, entradas, etc. también recibe sus ingresos. El transporte público para llegar al lugar o el estacionamiento se benefician así como la gastronomía que resulta impactada cuando al salir del...

read more

Appalachian University, USA y la economía creativa

Invitado por la Ciudad del Saber de Panamá, tuve la oportunidad de compartir conocimientos acerca de las Industrias Culturales y Creativas con un interesante grupo de estudiantes de la Appalachian University de los Estados Unidos, ubicada en Carolina del Norte.  Durante la presentación, analicé el contexto histórico en el cual ocurre el surgimiento de las Industrias Culturales y Creativas (ICC) ubicando este proceso en la transición entre la Era Industrial y la Era del Conocimiento. Algo similar a lo ocurrido con el paso de la Era Agrícola a la Era Industrial. Analizamos los modelos mentales que construyen el valor de la cultura en términos económicos y productivos para dar paso a los datos concretos y relevantes en términos de aportes económicos, generación de empleo y otros usualmente utilizados por la economía tradicional. Pero, esto es diferente. Si la economía tradicional se basa en los recursos tangibles y el capital financiero, las nuevas formas de economía se sustentan en recursos intangibles (conocimiento, innovación, creatividad y cultura) y las personas. Pasamos de una lógica de escasez en donde lo más importante es que cada individuo sea exitoso (siguiendo a Adam Smith) a una lógica de abundancia donde prima la colaboración a través de redes, interdisciplinareidad y tecnología. De acuerdo a la Dra. Heather Dixon-Fowler, directora del Center for Entrepreneurship de la Universidad mencionada y coordinadora del grupo, esta presentación les hizo reflexionar acerca del rumbo que lleva la economía estadounidense centrada aún en modelos de negocio que se sustentan en visiones inspiradas por la vieja economía. Y que era relevante incluir estos nuevos desarrollos en las formaciones de los nuevos emprendedores. Una tendencia conservadora domina el universo emprendedor norteamericano evidenciándose en las dificultades que tienen diversos sectores para acompañar estos procesos de desarrollo. Lo cual estaría relacionado con las dificultades económicas mundiales. Este fue un primer contacto con estudiantes de Norteamérica y ha sido sumamente enriquecedor para ambas partes. descargar el pdf de la presentación...

read more

Latinoamérica en Costa Rica

Por segundo año consecutivo se organiza en San José de Costa Rica el  Encuentro Internacional de Gestión Cultural en Latinoamérica los días 14, 17, 18 y 19 de mayo. Los responsables del evento son Superficies Culturales y el Tecnológico de Costa Rica (TEC). Cuenta con los auspicios de UNESCO y presenta un variado y completo programa. El año pasado estuve presente de manera remota dando una conferencia sobre un proyecto de desarrollo de la industria musical en Panamá. Este año haré acto de presencia con dos temas de actualidad: Una conferencia denominada: Emprender en cultura: de la escasez a la abundancia, en la cual trataré el cambio de paradigmas al pasar de la Era Industrial a la Era del Conocimiento y su impacto en el campo de la cultura. Luego trabajare en formato de taller bajo el tema: ¿Cómo abordar un modelo de negocios basado en el capital cultural? Clave en este abordaje es comprender el valor creciente que poseen los recursos intangibles en nuestra economía y cómo se puede traducir a un modelo de negocios que respete las particularidades del sector y que permita la generación de recursos económicos. Dos grandes desafíos. El programa presenta deliciosos temas como: Visión de la gestión cultural  nivel mundial por la especialista mexicana Sandra Ontiveros La historia y la ciudad como escenarios por el Proyecto Chepecletas de Costa Rica El FNA: la utopía de lo posible o de cómo la inversión en arte y cultura incide en la construcción de nuevos paradigmas por Anselmo Navarro Prados, de España. Esto y más el día viernes 17 de mayo. El sábado 18 arranca  temprano con una conferencia de Juan Guillermo Ramírez sobre gestión cultural y musical desde Colombia. Formación de gestores patrimoniales y culturales a nivel centroamericano por Marco Valverde  entre otros. El programa completo puede leerse en este link. Iré comentando los avances del Encuentro por Twitter!...

read more

Todos estamos relacionados

May 09, 13 Todos estamos relacionados

Posted by in Creando redes

La ciencia, tal como la conocemos, es una de las maneras que existen para tratar de comprender la realidad. Es una manera de conocer a partir de distinguir, diferenciar, clasificar y ordenar. Lo cual es adecuado cuando tratamos de lo tangible, de la materia. Pero ¿qué pasa cuando intentamos a través de este método de comprender lo intangible, como por ejemplo la cultura o la creatividad? Es decir, queremos saber qué pasa en los espacios entre la materia, entre las cosas o las personas. La ciencia no sabe cómo hacerlo porque la ciencia está diseñada para ver las partes. Para entender (científicamente) qué ocurre con aquello que une y mantiene unido a los elementos necesitamos utilizar otro método. Uno que permita unir, juntar, igualar. Conectar en lugar de separar. A este modo de abordar la realidad se la denomina la sistémica la cual pregunta: ¿qué es lo que conecta, cuáles son los elementos que cumplen esta función? ¿Cuáles son las relaciones, estructuras y organización entre los diferentes elementos de un grupo? Ambos métodos de conocimiento son complementarios y no excluyentes. Pero lo cierto es que Occidente priorizó el pensamiento científico por sobre el sistémico a pesar de que sus raíces se encuentran en los antiguos pensadores griegos como Hipócrates o Sócrates, verdaderos “sistemólogos”. (Recordar las “conversaciones socráticas” con sus estudiantes como modelo democrático y horizontal de enseñanza y aprendizaje). Nuestra civilización se encuentra profundamente marcada por un modelo de pensamiento lineal en donde a toda causa le corresponde un efecto considerando el universo como un gran sistema mecánico siguiendo las ideas de Isaac Newton, quien instauró el “determinismo científico” . Se instala así la idea del “pensamiento único” aquel que dice que existe una y sólo una respuesta correcta a una pregunta adecuadamente formulada. Todo lo que no sea esa respuesta, es erróneo (base del sistema educativo que poseemos). El pensamiento sistémico es pariente cercano del pensamiento creativo para quien pueden existir múltiples respuestas correctas para una sola pregunta. Y esta a su vez...

read more