Los libros voladores o el saber narrar

Feb 04, 13 Los libros voladores o el saber narrar

Las Industrias Culturales y Creativas (ICC), en cualquiera de sus formas, tienen un elemento central en común: la narración de historias. Ya se trate de una composición musical, una novela, un cuadro, un diseño gráfico, un programa informático o un video todas son historias que alguien considera adecuado (y necesario) contar, esperando que alguien, en algún lugar, esté interesado en “leerlas” y valorarlas positivamente. Y en suma, todo emprendimiento de base cultural y creativo busca convertirse en el canal a través del cual estas historias – entregadas en diferentes soportes –  fluyan hacia los potenciales interesados y pueda establecerse un circuito virtuoso en donde lo que se entrega – el valor de lo narrado –  genere otros valores: reconocimiento, trayectoria, posicionamiento y dinero.

¿Por qué algunos autores y sus obras trascienden y otros no? 

Una pregunta compleja y sin una simple respuesta. Pero es probable que las obras que logran trascender son aquellas donde se combinan de manera armoniosa la calidad de “lo tangible” (una canción es intangible pero la calidad del proceso de grabación y reproducción puede ser percibido como “tangible”) y de  lo intangible: el sonido, la palabra, la imagen, el diseño o el resultado de procesos como programas informáticos, videos, obras de teatro y otros. Es decir el modo en que la obra ha sido compuesta, ensamblada, narrada y entregada al público.

Factores como originalidad, uso de la creatividad, grado de innovación son relevantes pero también el modo en que el autor/a logrará conectarse con su audiencia para generar una experiencia en donde las emociones, evocaciones, sentimientos y también ideas y pensamientos son invitados a movilizarse, generando asímismo cierto grado de placer y de sentimiento de satisfacción. Es probable que aquellas obras que logran trascender también logren establecer una suerte de complicidad entre el o los autores y su público entre quienes se produce un acuerdo tácito de utilizar cierta simbología que habrá de representar algún elemento de la realidad en la que estamos inmersos. Esta simbología puede ser evidente y sin mayores complicaciones como una canción de amor o poseer niveles crecientes de complejidad en el manejo de los símbolos y las insinuaciones. Una misma obra puede contener diversos niveles simultáneos de complejidad, apelando así a múltiples públicos que posean diversos niveles de comprensión y de entendimiento de la propuesta creativa. Es el creativo quien habrá de “codificar” de múltiples modos su mensaje o contenido. Y es el público quien estará o no en condiciones de “decodificar” estos modos. Así, un cuadro de, por ejemplo, el pintor catalán Salvador Dalí, admite múltiples lecturas y decodificaciones, desde una mirada estética y general hasta profundos análisis psicoanalíticos que invitan a bucear en las profundidades del alma. Las nuevas tecnologías se han convertido en aliadas indispensables para explorar y producir nuevos y múltiples modos de narración.

Para quienes comprenden este elemento esencial, se abren así inmensas puertas para el desarrollo de emprendimientos de base creativa y cultural con enormes posibilidades de crecimiento y desarrollo.  Las grandes multinacionales de la música, del cine y video y de los libros comprendieron estos aspectos monopolizando gran parte de la producción simbólica del planeta buscando generar beneficios económicos para estas empresas.

Animación: “Los libros voladores”

Incluir en este post el video “Los libros voladores” dirigido por William Joyce y Brandon Oldenburg y ganador del Oscar 2012 al mejor corto animado, tiene diversas intenciones: por un lado compartir el placer estético y emocional que produce una historia narrada de manera sublime. Por otra parte, invitar a los visitantes de mi blog a decodificar los múltiples niveles simbólicos que posee esta  obra en donde la sencillez narrativa y la maestría técnica dan por resultado una obra magistral.  Espero que la disfruten!

5 Comments

  1. Dolores Cordero /

    el perfecto acompañante de toda una vida, el libro

  2. Marcos /

    Que sería de la vida sin libros?Imposible imaginar algo así.

  3. Meredith. /

    gracias, fabuloso.

  4. irving /

    el libro es todo un universo intertextual

  5. miriam /

    Los LIBROSSSSSSSSS, nuestros compañeros de la vida, unos nos llevan al mundo de la aventura, otros nos iluminan el conocimiento con las ciencias, algunos nos dan libertad, pero todos todos son necesarios.

Leave a Reply

%d bloggers like this: