2012: ¿Qué tienen para decirnos los Mayas? o Feliz y creativo año nuevo!

Dec 31, 11 2012: ¿Qué tienen para decirnos los Mayas? o Feliz y creativo año nuevo!

Ya faltan pocas horas para el mítico 2012, año que el imaginario occidental relaciona de manera  íntima con las profecías Mayas. ¿Qué sabemos de esta fascinante cultura? Más allá de que en los textos de historia escolares nos han hecho creer que esta ciivilización desapareció con la llegada de los europeos, un manto de misterio y de incertidumbre rodea todo lo vinculado con este pueblo.

He tenido el privilegio de conocer primero Tikal, uno de los más grandes exponentes de la vida social Maya. Se trató de una ciudad-estado que fue habitada por más de 100.000 personas. Fray Diego de Landa, inquisidor devenido en rescatista de la cultura Maya, consideró que las maravillas encontradas en tierras del Petén, actual Guatemala,  sólo podían ser obra del demonio y debían ser destruidas. Y así hizo con cientos de libros y registros de la forma de vida de esta cultura única que sigue causando asombro a la humanidad. ¿Qué elementos tan amenazadores habrá visto don Landa para ensañarse tanto con esta maravillosa cultura?

En una mágica conexión, fui seleccionado años después de conocer Tikal para, durante 5 años seguidos, viajar anualmente a la ciudad de Antigua donde se congregaban grupos de alrededor de 80 jóvenes de las distintas culturas mayas para ser formados como emprendedores creativos, teniendo a mi cargo la dimensión de proyectos y emprendimientos.

Para muchos de estos jóvenes el idioma español es una segunda lengua y así lo es la cosmovisión occidental y  cristiana. Trabajando intensamente con ellos descubrí claves para entender su visión de mundo. Tiempo y espacio tienen un valor  esencialmente diferentes que los instaurados en la cultura “occidental”.

Taller de solución creativa de problemas -
Guatemala, 2007 – G. Neugovsen

En esta visión – como en muchas otras consideradas inferiores por la hegemonía occidental – la vida no es una sucesión lineal de hechos a los cuales les sigue la nada de la muerte, sino que el tiempo y la vida son circulares, en sintonía con la máxima de Lavoisier: “Nada se pierde, todo se transforma”. Una de las experiencias más interesantes en mi carrera como docente fue dictar un taller sobre diseño de proyectos para jóvenes de una comunidad rural maya y al asignar una consigna para un trabajo grupal, descubrir que el uso del espacio físico tenía signficados completamente diferentes que los míos. Lo cual determinó la reformulación de la consigna y el replanteo de los objetivos del trabajo. El vacío espacial que nos distancia o une, según se quiera ver, en sus ojos se encuentra habitado por muchas formas de inteligencia y sensibilidad, imperceptibles para el ojo occidental. La vida está presente en todas partes y es necesario honrarla y tratarla con respeto. El vacío que me circunda no es tal y entender esa plenitud marca la diferencia en el modo en que nos vinculamos con nosotros y con el contexto. Rige un principio de abundancia que se conecta de manera íntima con las nociones fundamentales de la Economía Creativa, también basada en supuestos de abundancia y generosidad.

Si bien tengo grandes amigos mayas y estudiosos de su cultura, es poco lo que conozco acerca de las profecías y del mítico 21 de diciembre de 2012, excepto que es el día del solsticio de invierno en el cuál habrá una alineación poco común de los astros – prevista hace cientos de años por los astrónomos Mayas. Además de que culmina una Cuenta Larga, unidad de medida de tiempo del sumamente exacto calendario Maya. Intuyo que en torno a esta mítica fecha puede estar ocurriendo algo similar que lo ocurrido durante el taller con los jóvenes. Las formas de comprender el universo y todo lo que ocurre en él es muy distinto según uno sea un “occidental” o un “maya”. Lo cierto también es que nuestra forma y estilos de vida nos está invariablemente acercando no al final del planeta, sino al peligro de extinción de la raza humana.Y quiero creer que todo el revuelo en torno al solsticio de invierno del nuevo año no es más que un gran llamado de atención a nosotros, los “civilizados” occidentales, para que de una vez y por todas, asumamos nuestras responsabilidades y ordenemos nuestros esfuerzos productivos desde una lógica de abundancia y cuidado de la Tierra que nos da sustento así como a nuestros hijos e hijas.

Si algo pudieron vaticinar los sacerdotes mayas fue la peligrosa cercanía de la extinción total de la vida humana sobre el planeta. Y tal vez sea esta conciencia lo que ha causado tanto revuelo en torno al 2012.

De acuerdo a la cosmovisión Maya, nada se acaba, todo se transforma y el hito marcado por el solsticio de invierno será sólo  un marcador en la noción de tiempo y espacio Maya que debe necesariamente impactar en nuestra manera de vivir, producir y vincularnos con la naturaleza, con los otros y con nosotros mismos.

Sirvan estas palabras en la última noche del 2011 para desear y desearnos a todos los que convivimos sobre este maravilloso laboratorio llamado Tierra, que tengamos la sabiduría, la sensibilidad y la inteligencia para que dentro de 355 días (febrero es bisiesto), seamos testigos de la madurez y evolución que nuestro planeta y nosotros mismos necesitamos y nos merecemos.La responsabilidad es de todos y todas.

MUCHOS FELICES Y CREATIVOS AÑOS NUEVOS!

 

Leave a Reply

%d bloggers like this: