4 claves para el manejo del dinero en las Industrias Culturales y Creativas

Jan 05, 12 4 claves para el manejo del dinero en las Industrias Culturales y Creativas
Ser emprendedores en el campo de las Industrias Culturales y Creativas (ICC) no solo implica ingresar en un mundo poco explorado y menos conocido. Significa romper con estructuras de acción y de pensamiento para inventar nuevos modos de emprender. En esta nueva serie de pequeños artículos iré analizando diversos componentes que son clave en los procesos de puesta en valor y circulación de las propuestas culturales, creativas e innovadoras. En este post: EL DINERO
1 – El Conflicto: si hay un tema ríspido y complejo en el universo de las ICC es la relación con el dinero. Desde el año 2009 estoy llevando adelante una investigación acerca de las competencias emprendedoras en el sector y prácticamente todos los entrevistados (en Argentina, Chile y Panamá) manifiestan tener una relación compleja con el dinero. Las prioridades están puestas en el desarrollo de productos y servicios de alta calidad y en el beneplácito que genera verificar la satisfacción del cliente/público o relación que adquiere el mismo. En ninguna de las más de 50 entrevistas realizadas el dinero aparece como la motivación principal para emprender, a diferencia de emprendedores de otros sectores productivos. En las Micro y Pequeñas empresas de este sector que han desarrollado un concepto comercial más elaborado, la tendencia es a compartir la dirección creativa de la misma con un director comercial. En muchos casos estas sociedades atraviesan por momentos de tensión y conflicto causados por las diferencias de visión. Sin embargo, llama la atención que muchos de los directores comerciales han elegido este sector luego de haber trabajado en ámbitos sumamente competitivos en términos económicos, en general en busca de obtener mayor placer intelectual y  personal y a costa de percibir menores ingresos.
2 – Medio o fin, los múltiples beneficios: El dinero es visto en general como un medio para obtener logros que generen otros beneficios tales como el estético, el social, la innovación o el estar trabajando en un tema que gusta y produce placer. A diferencia de otros sectores, no es visto como un fin en sí mismo. En muchos casos se mencionó la noción de sentirse privilegiados por hacer lo que les gusta y además obtener un cierto rédito económico. Analizadas las motivaciones para iniciar la empresa de base creativa o cultural, una de las opciones más elegidas es poder ser autónomo y propio “jefe”, además de poder realizar aportes innovadores en sus temas.
3 – Precio, valor y costo: Fuera de los sectores más normados (editoriales, discográficas, otros) la mayor dificultad para determinar el precio de un producto o servicio de estas características está relacionado con el carácter intangible de la materia prima, manifestada en diseño, en contenidos, productos o servicios. En general no existe claridad conceptual en relación a cómo definir el precio, muchas veces determinado por el mercado local. Se evidenciaron importantes dificultades para poder pautar el precio de un servicio o producto que no esté regulado directamente por el mercado, como es el caso del arte, donde el valor de uso que le otorga un usuario es determinante para esta definición. Tampoco existe mucha claridad respecto de los costos directos e indirectos que genera la actividad, vinculando a estos en general con los costos de materiales de producción si los hay o los costos de infraestructura. En casi todos los casos, los salarios propios no eran considerados como costos. La mayor parte de los entrevistados manifestaron no conocer con detalle el estado contable de la empresa derivando este tema a un contador o responsable financiero.
4 – El proceso de intercambio de valor por valor: En la mayoría de los casos los procesos de comercialización son abordados de manera ambigua y con poco interés. En contadas ocasiones se observa el desarrollo de un abordaje estratégico a mediano y largo plazo y las propuestas generalmente son a corto plazo. Existen dificultades para integrar los procesos comunicacionales y de mercadotecnia con los de comercialización. Todo lo cual genera contradicciones relevantes en el plano financiero e incrementa las probabilidades de frustraciones. Al abordar la temática desde una perspectiva de intercambio de valor por valor (en lugar de un genérico proceso de comercialización) se observó un importante cambio actitudinal y una mejor predisposición hacia el desarrollo de este plano.
Conclusiones: En ciertos sectores predominan acalorados debates respecto del ‘peligro de la mercantilización’ de la producción creativa y cultural, lo cual genera cuestionamientos relevantes para la sostenibilidad del emprendimiento. A juzgar por los datos internacionales, el sector posee una sana actividad económica y financiera, pero esto no se refleja en el nivel de las Micro y Pequeñas empresas, que constituyen más del 60% del sector. Estudios de rentabilidad realizados en Europa demuestran que el promedio de beneficios económicos se encuentra en el orden del 9%, coincidente con la media del sector de servicios. Probablemente la falta de formación específica en el manejo presupuestario y contable así como el cambio de visión y de actitud respecto de la función del dinero, sean determinantes para consolidar económicamente al sector. Se verificó una actitud mucho más positiva cuando los procesos de comercialización eran planteados como procesos de intercambio de valor por valor entre el emprendedor y la sociedad, en donde la propuesta de valor del emprendedor es intercambiada por diversos elementos que generan múltiples beneficios (rentabilidad económica, cultural, estética, social y otros.)
Las formaciones en este sentido deberían plantear los marcos teóricos y ofrecer los entrenamientos necesarios para fortalecer estas dimensiones vitales para la sostenibilidad y desarrollo del sector.En el próximo post: Los modelos de negocio en el sector de las Industrias Culturales y Creativas 

1 Comment

  1. Beto /

    Me agrado leer esto. Una interpretación real a un problema común que no es vigilado por la sociedad de la forma correcta.

Leave a Reply

%d bloggers like this: