Un test de creatividad (segunda parte)

Mar 06, 13 Un test de creatividad (segunda parte)

¿Cuándo dejas de generar ideas?

Un  concepto clave en los procesos creativos es: generar abundantes ideas. Y un error común es detener los procesos de generación de ideas prematuramente. Es necesario agotar – y muchas veces agotarse – todas las opciones. Tal como decía Steve Jobs: “la creatividad simplemente consiste en conectar cosas”. Y las posibilidades de conexión pueden ser infinitas. Se trata de dedicar el tiempo necesario para que las ideas fluyan libremente y en abundancia. Porque es de la cantidad de donde habrá de surgir la idea verdaderamente innovadora y creativa. Existen sonados casos de personas que por diversos motivos se detuvieron “antes de tiempo”: en 1862 Phillip Reis inventó un sistema por el cual podía transmitir música a través de alambres, siendo esta la base para la posible invención del teléfono. Expertos alemanes le disuadieron para que deje sus ideas, dado que el telégrafo era lo suficientemente bueno y nadie usaría el teléfono. En otras palabras, asesinaron el espíritu creativo de Herr Reis posibilitando que diez años más tarde Alexander Graham Bell patentara el teléfono… Un espíritu creativo activo puede ver opciones de innovación en todo momento y lugar y, por sobre todas las cosas, disfruta enormemente de este proceso.

¿Confías lo suficiente en tus instintos?

Esta es una pregunta tramposa. Porque… ¿cómo saber cuándo estamos ante un verdadero proceso creativo e innovador y cuándo, simplemente estamos “divagando” sin rumbo…? La respuesta es sencilla: no lo sabemos ni lo podemos saber hasta que emerjan finalmente los elementos innovadores. Repasemos un poco la historia: Albert Einstein fue expulsado de la escuela porque su actitud tenía una mala influencia en otros estudiantes. Se lo llamaba “un perro haragán” en la universidad y fracasó en el examen de ingreso siendo el único de su graduación que no obtuvo un puesto de docencia porque ningún profesor lo avalaba.  A los padres de Ludwig von Beethoven los docentes de música le dijeron que el magnifico compositor era “demasiado estúpido” para serlo. ¿Habrá la sordera del Maestro contribuido a ignorar estos agrios comentarios? Los colegas de Charles Darwin lo llamaban un loco que hacía “experimentos inútiles” cuando trabajaba en su Teoría de la Evolución. Nadie de nosotros sabe a ciencia cierta qué ocurría en el mundo emocional e intelectual de estos reconocidos innovadores. Pero algo es indiscutible: todos ellos creyeron en sus instintos y en sus ideas, a pesar de que los entornos se oponían fieramente a sus propuestas y acciones. De no haber ellos confiado en sus instintos, a pesar de las resistencias del entorno, seguramente las cosas hubieran sido muy diferentes.

¿Cómo defines el fracaso y el error?

En nuestra cultura el fracaso y el error son castigados severamente. En la escuela y la universidad se castigan con bajas calificaciones que pueden poner en riesgo nuestros planes de estudio. En el trabajo, un error relevante nos puede costar el puesto. Y en la vida cotidiana, simplemente vivimos con temor a fracasar y a cometer errores. Esto es probablemente consecuencia del antes mencionado pensamiento único y la idea de una sola respuesta posible a una única pregunta válida.

El pensamiento creativo requiere de un abordaje diferente en donde existen múltiples respuestas correctas para una sola pregunta y esta sola pregunta puede ser interpretada de maneras diferentes. 2 + 2 puede ser 4, pero también puede ser 3+1 o 1+1+1+1 o 10-6… Todas respuestas válidas y correctas. El Pensamiento único nos acostumbra a la idea de que 4 es la única respuesta válida y sólo podemos concebir otras posibles respuestas como equivocadas o no correctas. Ahora bien, si respondemos que 2 +2 es 5, la lógica instaurada nos habrá de indicar que esto es un error. Y en la escuela esto es castigado con una baja calificación. Sin embargo, lo que esta información nos enseña es que esta persona probablemente no ha comprendido aún el procedimiento involucrado y debe dar lugar a un nuevo proceso de aprendizaje. Desde la perspectiva del pensamiento creativo, la falta de éxito no significa directamente un fracaso. Se ha producido un resultado que no es el esperado o deseado y lo que uno haga con ese resultado es lo que cuenta. Ha existido un proceso de aprendizaje: “esa no era la manera”, lo cual responde a la pregunta: “¿qué he aprendido o descubierto con esta situación?”. El “error” sólo puede ser evitado cuando no se intenta nada nuevo y se repiten siempre los mismos patrones de actuación.

¿Ves la realidad tal como es o la ves tal como tú eres?

Si tu eres un predicador religioso – más allá de la creencia que se trate – verás evidencias de Dios en todas partes. Si eres ateo, pues verás evidencias de la ausencia de Dios en todas partes.  Responde al famoso refrán “ver la realidad de acuerdo al color de los lentes que tenemos puestos”…Y la sumatoria de nuestros modelos mentales, la experiencias de vida, la educación y los valores dan color a nuestra visión construyendo nuestra percepción de la realidad. Un caso conocido es el de las computadoras personales. La empresa IBM observó que nadie en el mundo tenía computadoras personales e interpretó este hecho como la ausencia de un posible mercado. Por otro lado, tanto Bill Gates como Steve Job identificaron la misma ausencia de computadoras y vieron una oportunidad masiva.  Si nos restringimos a una única visión de mundo (un sólo color de lentes) es probable que no se puedan crear condiciones adecuadas para que los procesos creativos tengan lugar. Esto es así porque la creatividad implica poner en marcha la capacidad de cuestionar la realidad desde múltiples puntos de vista, es decir, con colores de lentes diversos. A sabiendas que nuestra conclusión de lo que estamos viendo es una construcción subjetiva formada por percepciones, intelecto, emociones y experiencia pasada.

¿Puedes ver el tema o problema desde distintas perspectivas?

Una de las trampas más comunes en los procesos creativos es confiar en una primera perspectiva la cual generalmente está demasiado ligada a los patrones de pensamiento dominantes. Y para poner en marcha estos procesos es necesario y fundamental cambiar reiteradas veces la perspectiva así como los modos de pensamiento. Existen múltiples técnicas que estimulan conscientemente los cambios de perspectiva de los cuales nombro aquí: los seis sombreros para pensar de Edward Bono en donde cada sombrero tiene un color y representa una perspectiva específica. La idea es tomar el problema y analizarlo una y otra vez desde cada una de las “identidades” que proponen los sombreros.  Otra técnica muy utilizada es  SCAMPER siendo este un acrónimo de 7 acciones a realizar con el tema en cuestión:

  • S: ¿Sustituir? Propone sustituir elementos de la situación a analizar por otros e imaginar sus consecuencias.
  • C: ¿Combinar? Propone combinar elementos de la situación con otros elementos no relacionados.
  • A: ¿Adaptar? Propone adaptar elementos de otros contextos al entorno en el cual estamos trabajando.
  • M: ¿Modificar? Sugiere añadir o transformar algún elemento y considerar sus consecuencias.
  • P: ¿Utilizarlo para otros usos? Propone evidenciar usos ocultos o no manifiestos en situaciones diferentes.
  • E: ¿Eliminar? Significa extraer elementos para reducir al mínimo y observar/imaginar consecuencias.
  • R: ¿Reordenar? Propone invertir, cambiar de lugar, de forma y analizar resultados.

El siguiente enlace vincula con el sitio neuronilla.com, un sitio especializado en temas y técnicas para el desarrollo de la creatividad ofreciendo múltiples técnicas de estímulo. Estas técnicas y ejercicios buscan estimular la generación de visiones desde distintas perspectivas, produciendo así nuevas ideas en abundancia.

¿Eres un pensador analítico y “excluyente” o eres un pensador asociativo e “incluyente”?

Si bien estas categorías no son absolutas, es posible identificar dos grandes tendencias en los modos en que nos relacionamos con el pensamiento y la creatividad: el pensador lógico y convencional buscan eliminar toda la información que no esté relacionada con el tema o problema. Busca focalizar y centrar su pensamiento en aquello que está analizando. Por otra parte, el pensador creativo tiende a incluir elementos que desde una visión convencional, no tienen una aparente conexión con el tema tratado. El modo en que se estimulan y provocan diferentes patrones – y con ello la innovación –  es a partir de generar asociaciones y conexiones entre elementos diferentes y sin relación. Las preguntas claves en este modelo de pensamiento es: “¿y por qué no…?” y “¿Qué pasaría si…?”.

A partir de estas preguntas se generan nuevos patrones de pensamiento que incluyen elementos que (aparentemente) no tienen relación con el tema creando nuevas conexiones brindando nuevas perspectivas a la información y nuevas posibilidades de interpretar los temas analizados (ver puntos anteriores). Albert Einstein dijo; “la imaginación es más importante que el conocimiento. Por cuanto el conocimiento se restringe a todo lo que conocemos y entendemos, en tanto que la imaginación incluye a todo el universo, incluso aquello que no entendemos ni conocemos.”

¿Comprendes las paradojas de la creatividad?

Una persona creativa debe aprender de manera permanente pero también olvidar lo aprendido. Debe poder ver lo inusual y diferente pero no tener desordenes mentales. Debe poder trabajar muy duro, pero también darse el tiempo para que las ideas se incuben, sin hacer nada. Debe producir enormes flujos de ideas sabiendo que la mayoría son inviables. Debe poder mirar lo mismo que todos miran, pero verlo desde perspectivas diferentes. Debe ansiar el éxito pero valorar el “fracaso”. Debe ser persistente pero no terco. Y debe escuchar la opinión de los expertos pero saber cómo ignorarlos.

A modo de conclusión

La idea detrás de esas preguntas es promover la reflexión en torno a nuestra relación con los procesos creativos, por cuanto cada día más requerimos consolidar esta dimensión humana para hacer frente a los desaffíos e incertidumbres cada vez mayores del mundo que nos rodea.

Podemos pretender que la realidad se acomode a nuestros deseos y visión de mundo. Y durante muchos siglos la vida de los humanos sobre la Tierra estuvo determinada por esta condición. En la actualidad la posibilidad de mantener la realidad bajo el control de modelos de pensamiento únicos es cada vez menos realizable. Probablemente por un proceso evolutivo, los humanos nos encaminamos cada día más a un mundo que requiere flexibilidad, adaptación, creatividad e innovación para poder vivir en condiciones dignas y saludables.

Y probablemente una de las claves para lograrlo se encuentre en nuestra comprensión y manejo de nuestras capacidades creativas. Ojalá este post sea un aporte significativo. Gracias por leer.
Inspirado en: Think Jar Collective

4 Comments

  1. irving troya gonzalez /

    maestro, es bueno saber que mi querida argentina(la Plata,82-88) tiene intelectuales, ávidos de difundir sus conocimientos a toda una Latino-américa y más allá y podamos ver que no sólo, son validas las ideas de Alex Osborn, Bob Eberle, Edward bono y otros. felicidades…..

  2. antonio /

    Genial gracias

  3. Yamilet González /

    Interesante publicación maestro Neuvgosen,usualmente estamos influidos por sistemas educativos,sociales…etc, que solamente se preocupan por transferir conocimientos si bien son importantes dejan abandonados por un lado la cristalización de generación de ideas creativas,hoy nos podemos encontrar con estudiantes sometidos a limitaciones donde su memoria recoge y recoge conocimientos y se le dificulta encontrar y dar solución a un planteamiento,acostumbrado a seguir patrones.
    Me encanto la parte de las paradojas de la creatividad: Una persona creativa debe aprender de manera permanente pero también olvidar lo aprendido.
    sin duda este material lo compartiré con las personas de mi entorno académico,cultural y artístico.
    Muy valioso!

    saludos!!!
    Yamilet González

  4. Acabo de descubrir este blog. Me lo apunto!

Leave a Reply

%d bloggers like this: