Diálogos (imaginarios)… Los asesinos de la creatividad – Innovar o no innovar, he ahí la cuestión (Séptima parte)

Jun 27, 11 Diálogos (imaginarios)… Los asesinos de la creatividad – Innovar o no innovar, he ahí la cuestión (Séptima parte)
- ¿Cuál es el costo de no innovar? – preguntó el consultor en tono desafiante a todos los presentes?
El silencio se apropió del espacio. Por unos instantes se pudo percibir cómo cada una de las personas en ese cuarto buscaba en su interior una respuesta adecuada, como cuando los niños utilizan sus deditos para hacer una suma sencilla.
- Bueno – titubeó el gerente de marketing – significa quedarnos atrás con respecto a la competencia. Significa no ocupar un lugar relevante en el mercado, incluso teniendo un producto “seguro” como algunos de los nuestros…
- Un producto ¿”seguro”? – preguntó el consultor imitando el tono – ¿Existen productos seguros? ¿Existe algo así como LA seguridad? – dijo haciendo hincapié en la palabra LA.
Sin esperar respuesta continuó en el mismo tono aleccionador – Y más grave aún: ¿competir es la única posibilidad de alcanzar los objetivos? ¿O podemos pensar en otros modelos más acordes a los tiempos que vivimos? Lo que estamos viviendo es una época plena de incertidumbres. Ahí afuera – y señaló con su dedo índice hacia la ventana que daba a la calle – lo único seguro es incertidumbre. Debemos aprender a trabajar con criterio de incertidumbre por que la complejidad del mundo es creciente, por que la cantidad de conocimientos necesarios para llevar una vida digna es cada vez mayor y las necesidades y demandas también se incrementan.
- Cuando usted habla de incertidumbre… – preguntó el gerente de productos – ¿está diciendo que no podemos hacer nada para saber qué va a pasar? ¿Cómo vamos a gerenciar esta organización entonces? – y miró a sus colegas y al dueño viendo que todos coincidían con su observación. El dueño pensó que con esa pregunta habían puesto en un aprieto al consultor, y disfrutó brevemente de esa situación.
- Existen diversas teoría respecto de la incertidumbre, y el tema aquí se complejiza en varias dimensiones. Por un lado tenemos el tema de dotar de sentido (sensemaking en inglés) a lo que hacemos, enunciado por Karl Weick, un psicólogo norteamericano. El plantea que el abordaje de la incertidumbre es posible en la medida que se pueda construir sentido para los miembros de la organización. Esto es básicamente que cada uno de nosotros tiene una narrativa de lo que está ocurriendo aquí. Si Diana tuviera que narrar la historia de la empresa, seguramente sería diferente, desde su perspectiva, que la narración suya – dijo, señalando al dueño – o suya – dijo apuntando al gerente de marketing. La construcción de sentido en una organización parte de construir una narración que sea compartida por todos, basada en una identidad compartida, interactuando de una manera continua. A partir de esto es posible identificar claves del contexto para decidir cuál es la información relevante para la toma de decisiones.
- La toma de decisiones – repitió el dueño con un suspiro… – tomar decisiones es lo que hago todo el día, pero no siempre da los resultados que espero… – dijo con una cuota de pesadumbre.
- Exacto – afirmó el consultor – una organización de cualquier tipo es en realidad un dispositivo social creado para tomar decisiones en todo momento y en todas direcciones. La cuestión es entonces, ¿con qué criterios tomamos decisiones y por qué?
- ¿Y qué tiene que ver la innovación con todo esto? – preguntó pragmático el gerente de compras.
- La innovación aplica a todos y cada uno de los ámbitos de la organización, dado que si no innovamos, nos volvemos obsoletos. La realidad nos pasa por encima. También los mecanismos de toma de decisiones deben ser innovados y la forma de pensar e interactuar entre nosotros y con el contexto debe innovarse de manera constante, para poder mantener la dinámica del desarrollo y del crecimiento permanente.
- El cambio es la única constante que se observa en el universo, dijo un filósofo griego…- comentó con sabiduría el gerente de marketing.
- Exacto – confirmó el consultor – ese fue Heráclito y es la base del Tao, la gran fuente de sabiduría china…
- Todo muy bien – dijo con tono un tanto exasperado Diana – pero nosotros no somos ni griegos antiguos ni chinos filosóficos, y estamos con problemas occidentales y actuales…
- Razón de más para profundizar en los temas de innovación – terminó el consultor – Innovar o no innovar, he ahí la cuestión….
(Continuará)

Leave a Reply

%d bloggers like this: