Invertir $1 – Obtener $10: la cultura lo hace

Jul 15, 13 Invertir $1 – Obtener $10:  la cultura lo hace

En un post anterior (ver: La economía invisible de la cultura) analizaba los flujos económicos que se generan a partir de la producción cultural, citando el caso de un hipotético espectáculo musical en una sala de eventos. Ahora, mi estimado amigo Enrique Quique King, productor de teatro y persona relevante en el quehacer cultural panameño, acaba de publicar en su pagina de Facebook una noticia que no sólo corrobora lo anterior sino que debe llevar al más alto nivel la discusión política, económica y cultural los impactos que genera la producción del sector de la cultura en el desarrollo de nuestras sociedades.

El citado artículo se denomina “El impactante estudio económico del Festival de San Sebastián” y analiza los aspectos económicos y sociales del reconocido festival internacional de cine que se organiza en el País Vasco desde el año 1953. Es el más importante de los que se celebran en España, así como uno de los más longevos y prestigiosos de Europa.

Para ser concretos: por cada euro que se invierte en este festival se obtiene un retorno (es decir, ingresan) 10 euros. Y para que no queden dudas:

La pregunta no es: ¿cómo es esto posible? sino ¿qué actividades productivas generan un nivel tan alto de retorno de la inversión? Sin pretender entrar en cuestiones de álgebra económica y sin tampoco buscar la mercantilización de la cultura, por simple sentido común sabemos que si invertimos determinados esfuerzos en una actividad, es porque generalmente esperamos obtener resultados beneficiosos para las partes involucradas. La inversión que hacen los artistas, por dar un ejemplo, en sus obras, genera múltiples beneficios en la sociedad: arte, expresión, identidad, pertenencia, placer y muchos otros etcéteras intangibles y no cuantificables. De esto no nos caben dudas. Sin embargo cuando se trata de demostrar el valor económico – sencillamente porque la variable económica es una de las dimensiones que inciden en la productividad cultural – parecieran primar los prejuicios y los modelos mentales anticuados frente a la realidad de los hechos consumados y medibles, como es el caso del Festival de cine de San Sebastián.  Dicho en números:

El festival tiene un presupuesto de 7.5 millones de euros. Recibe en subvenciones del estado 4.2 millones y genera: 45,5 millones de euros de los cuales 4.662.583 de euros es recuperación de impuestos, es decir que supera con creces el aporte del Estado.  El festival de Cine de San Sebastián es una PyMe con un equipo de trabajo de 642 personas para la producción y 82 empleos fijos durante el año.

Y ya que estamos con números: en la última edición se han presentado 226 películas proyectadas en 619 sesiones y asistieron 157.256 espectadores. 2.231 profesionales de la Industria  de 69 países estuvieron presentes. 996 periodistas acreditados de 42 países (790 nacionales y 206 provenientes de otros países) cubrieron el festival.

Siendo el Estado uno de los principales inversores en procesos de producción cultural, es necesario destacar de qué manera sus arcas recuperan la inversión realizada, veamos:

Lo que más preocupa a los políticos: las ingresos públicos

Como decíamos antes, el Estado ha invertido en el Festival de Cine de San Sebastián 4.2 millones de euros para su realización. El  retorno directo de ingresos públicos es de 4.662.583 euros vía impuestos ingresados de la siguiente manera:

  1. Impuesto sobre las Personas Físicas (IRPF): 801.499 euros.
  2. Impuesto sobre Sociedades: 746.013 euros.
  3. Impuestos sobre Productos: 1.529.793 euros.
  4. Seguridad Social: 1.585.278 euros

¿Seguimos creyendo que el sector de la cultura está poblado por indigentes y bohemios empedernidos? Si consideramos además el  Impacto Inducido, es decir, actividades intermedias en sectores interrelacionados  la producción total es de 27.319.821 euros, lo que se traduce en un PIB de 14.570.571 euros y 235 empleos además de los del Festival.

Hablamos aquí de una parte del equipamiento, materias primas y otros elementos necesarios para producir, por ejemplo: merchandising, atender la industria gastronómica y hotelera, los transportes y muchos más. Probablemente el estudio no haya podido considerar la totalidad de las actividades y sus efectos a mediano plazo como por ejemplo:   ¿Qué ocurre con la actividad generada a partir de la comercialización de los derechos autorales que derivan en producciones que van más allá del Festival? Nuevamente, el festival tiene un costo de 7.5 millones de euros y genera un movimiento económico de más de 27 millones de euros.

Sumemos además los beneficios intangibles del turismo, de la promoción a nivel mundial de la imagen de la ciudad, de la hotelería, la gastronomía, el transporte… y el valor agregado de lo cultural, eje central de todo este proceso.

Y para demostrar que este fenómeno no es exclusivo del País Vasco, y ya que estamos en el tema de los festivales de cine: el de Cannes tiene un presupuesto de unos 20-25 millones de euros. El Estado francés aporta a ese presupuesto un cincuenta por ciento, entre 10 y 12 millones de euros. En once días, del 15 al 26 de mayo de 2013, Cannes ha generado directamente 824,5 millones de euros de acuerdo al informe presentado en mayo pasado.

Y podemos seguir sacando cuentas…

Leave a Reply

%d bloggers like this: