La inmortalidad de la medusa o el síndrome del Patito Feo

Dec 12, 11 La inmortalidad de la medusa o el síndrome del Patito Feo
Una hermosa medusa de medio centímetro de alto está causando cuestionamientos trascendentales en el mundo científico: la criatura en cuestión resulta ser inmortal. Ocurre que la Turritopsis nutricula posee las claves de la vida eterna al lograr regenerarse cada vez que alcanza la madurez sexual y luego de reproducirse. Originario del Mar Caribe, este minúsculo hidrozoo, cuya única posibilidad de morir es por depredación, se encuentra disperso por todos los océanos e incluso el Mar Mediterráneo. No he logrado descubrir en Internet si esta curiosa criatura es producto de la era digital o si ya estaba con vida desde siempre y sólo recién ahora el ser humano ha podido percibir su presencia en los mares del mundo.
La mención aquí de este curioso fenómeno se vincula con los estudios que estoy realizando en torno a la pregunta: ¿acaso el mundo cultural y creativo ha aprendido a ganar dinero y de pronto genera más del 7% del PBI mundial? ¿O es que la percepción respecto del valor productivo y económico de la cultura y de la creatividad ha cambiado y estamos en condiciones de rejerarquizar nuestra actividad? Y de ser así, ¿qué motiva este cambio de percepción?

Este no es un tema menor dado que, al igual que al famoso Patito Feo del cuento, lo que podría estar ocurriendo es que hasta ahora las varas con las que se han medido las capacidades productivas y económicas del sector cultural no han sido capaces de “ver” la belleza del cisne que en realidad es. La sociedad en su conjunto – y el sector cultural también – ha asumido como única verdad  el hecho de que impera la pobreza material en el sector (excepto para las grandes multinacionales, que piensan distinto al respecto). La noción de escasez ha prevalecido, siguiendo las indicaciones del padre fundador del capitalismo moderno, don Adam Smith, cuando en su obra fundamental “La riqueza de las naciones” define al trabajo improductivo como aquel que realizan los actores, músicos y artistas en general, los cuales al igual que los sirvientes, no producen nada de valor.
Y sin embargo, así estamos, buenos para generar más del 7% del PBI mundial, con valores superiores a los 800,000 millones de dólares en exportaciones de bienes y productos culturales (UNCTAD, 2010); generando (auto) empleo por doquier y con tasas de crecimiento anuales superiores a la economía tradicional, aún en épocas de crisis.

Sostengo que este nuevo “ver” la cultura y la creatividad como generadora de riqueza material se vincula con la transición de la Era Industrial a la Era del Conocimiento, en donde la materia prima intangible (conocimiento, creatividad, innovación, cultura) se convierte en activos capaces de generar dividentos y beneficios en múltiples ámbitos. La Economía Creativa ya no se ciñe al beneficio económico basado en la propiedad de los bienes tangibles y su representación en dinero. En esta nueva era o los beneficios son también sociales, culturales, ecológicos, en salud, estéticos y otros o lo único que habrá de quedar con vida sobre la Tierra será la curiosa medusa inmortal.
En esta nueva Era los desafíos para la cultura son inmensos, al igual que sus responsabilidades. Todo lo cual nos conduce a redefinir la noción de gestión cultural abriendo el campo profesional hacia el diseño y gestión de empresas con fines culturales/creativos o de bieneficios múltiples. Todo para que la cultura siga viva e inmortal, al igual que la medusa…

Leave a Reply

%d bloggers like this: