La Ley S.O.P.A. o la quema virtual de libros

Jan 19, 12 La Ley S.O.P.A. o la quema virtual de libros
El genial escritor Ray Bradbury, famoso por sus narraciones de ciencia ficción, escribió en el año 1953 una obra que tuvo particular incidencia en los años 70, con la seguidilla de dictaduras en Latinoamérica. Se llamó Farenheit 451 en una alegoría a la temperatura en la cual arde y se quema el papel (equivalente a 223º C). La historia, muy sintéticamente, habla de una sociedad en el futuro donde los libros son quemados por orden del gobierno dado que la lectura genera ansiedad entre las personas, y el gobierno desea que sus habitantes sean felices.
Ser felices significa que no se cuestionen los actos del gobierno y que los ciudadanos rindan sus labores. Uno de los personajes principales es Clarisse, catalogada como loca por pensar y a su familia de antisociales porque formulan preguntas, en lugar de dejar las preguntas al gobierno así como las respuestas. El otro personaje principal, Montag, influido por Clarisse, comienza a dudar de sus propias convicciones (es un “bombero’ de los que queman libros) y se pregunta si es realmente feliz. La inmolación que realiza una anciana que prefiere morir quemada con sus libros a vivir en la ignorancia, lleva a Montag a cuestionar los ideales del gobierno y a luchar para que los libros permanezcan por sobre la ignorancia.
La curiosa batalla que se está llevando a cabo desde el parlamento norteamericano pero que nos afectará a todos si se avanza con su implementación, trasciende los límites de la piratería para centrar la discusión en el control del flujo del conocimiento y con ello de la felicidad, tal como ocurre en el libro de Bradbury.
Bajo la supuesta defensa de los propios intereses económicos por parte de las grandes multinacionales que controlan la industria de contenidos (música, editorial, videos, medios de comunicación y otros), se esconde la verdadera razón: Internet es un continente virtual en donde las ideas fluyen sin límites. Esto significa no sólo pérdidas económicas por piratería – principal excusa para tratar de imponer esta ley – sino también la pérdida de potenciales ingresos por ideas que se corporizan gracias a las redes y a la tecnología, pero que no derivan en ingresos para estas megacorporaciones. Sencillamente porque no poseen los derechos autorales.
Es ese fértil campo donde están floreciendo las micro, pequeñas y medianas empresas así como los emprendedores independientes y que ha posibilitado que las Industrias Creativas generen el impactante 7% del PBI mundial que se ha analizado en otros posts en este blog. Además estimula la generación de (auto) empleo que impacta positivamente en los desarrollos locales. Pero lo más relevante en perspectiva humana es el florecimiento del flujo de ideas, conocimientos, saberes, creatividad e innovación que, sin precedentes en la historia de la humanidad, está ocurriendo en estos momentos en nuestro planeta.
Estos señores de las corporaciones no están solo preocupados por ver enflaquecer sus otrora bien atadas vaquitas lecheras. Ven que el control sobre lo qué decir, lo qué pensar y lo qué hacer se les escapa de las manos. Y ahí radica, a mi modo de ver, la verdadera razón de esta casi irracional jugada buscando controlar cada palabra, cada sonido y cada imagen que circule por la Red. Porque si en el video de su cumpleaños, sus amigos le cantaron una canción con derecho autoral, no sólo que se le incriminará penalmente por haber subido el video a Youtube, sino que Ud. y sus amigos pasarán a la categoría de criminales según esta ley, a su proveedor de Internet lo multarán por haber permitido que se publique y nadie querrá cantar más nada en sus futuros cumpleaños…
En los videos que adjunto se explican con sencillez y contundencia los orígenes y alcances de esta ley. Afortunadamente no todo es monolítico en el campo de quienes se creen dueños del conocimiento; la Heritage Foundation, una de las organizaciones más influyentes en estos temas en EEUU – asesoró a Reagan entre otros temas en la construcción del Escudo Antimisiles – no acuerda con los términos de la ley. James Gattuso, investigador de la Fundación, plantea que si bien se busca solucionar un problema real, no es la solución correcta. Este grupo declaradamente conservador y Republicano considera que la Ley SOPA aumenta los riesgos de seguridad a la vez que restringe la libertad de expresión (Ver nota publicada en el sitio www.cnet.com (ver nota en idioma inglés),
Si la cultura es un derecho inalienable de la humanidad. Si la libertad de expresión es una condición para la vida en democracia. Si Internet debe ser declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad (según las Naciones Unidas (hacer click aquí para ver enlace) y si Internet es también ese espacio donde surgen y circulan las ideas más novedosas que no rinden tributo ni piden permiso para existir, entonces TODOS Y TODAS debemos proteger ese espacio de las hambrientas garras de las grandes corporaciones.
Los siguientes videos describen con detalle la situación. También hay centenares de (creativas) formas de denuncia y presión en Internet. Ojalá que esta vez la voz de la mayoría sea más poderosa que los intereses económicos de unos pocos. Haz circular esta nota y los videos, en defensa de tus propios derechos y libertades. Gracias.

Leave a Reply

%d bloggers like this: