Sorpresas en el diseño de proyectos

Las casi 40 personas que integran el curso Diseño profesional de proyectos culturales y sociales que estoy dictando en la Universidad de Valparaíso se encuentran organizadas en 5 “Comunidades de aprendizaje”, una técnica que busca simular equipos de trabajo reales.
Las comunidades están integradas por estudiantes de las diversas facultades (Administración Pública, Teatro, Música, Gestión en Turismo y Cultura) y algunas personas de otras organizaciones. Cada Comunidad ha tenido que formular una hipótesis de intervención socio-cultural en Valparaíso y diseñar, durante los 4 días que dura el curso, la base del proyecto. Uno de los grupos eligió como tema la rehabilitación de mujeres internadas en la cárcel de Valparaíso.
Parte del entrenamiento que propongo, luego de estudiar los aspectos teóricos del tema,  consiste en la generación de un instrumento de investigación (encuesta) y la implementacion real de la misma en la calle y en instituciones. Este grupo organizó 3 encuestas: a familiares de detenidas en la cárcel; a público en general y a autoridades y fueron a distintos puntos de la ciudad a obtener datos que consideraban relevantes.
El relato
El equipo que fue a la cárcel: muñido de su encuesta se dirigió al carabinero (policía) de guardia, un señor – según narraron en la siguiente clase – de unos 50 años. Plantearon el interés por entrevistar a los familiares y la temática. La percepción fue que este funcionario no tenía mucha predisposición al tema y la respuesta fue que para eso tenían que pedir permisos, registrarse y otras variaciones burocráticas que podría llevar mucho más tiempo del disponible. Acto seguido, identificaron a otro carabinero más joven a quien también le comentaron su intención. La respuesta inmediata fue de sumo interés, dando indicaciones acerca de cómo conducirse con los familiares y asesorándolos en aspectos actitudinales. Acto seguido, les facilitó el acceso al diálogo con una docente del Centro de Rehabilitación obteniendo así información sumamente valiosa y sobre todo, científicamente válida, al haber utilizado un método de investigación reconocido. Entrevistaron 25 personas y regresaron a clase al día siguiente plenos de energía y de satisfacción. Destacaron en su informe al resto de las Comunidades el entusiasmo presentado por los familiares, dando información precisa y necesaria para el diseño del proyecto.
La sorpresa
Probablemente haya sido descubrir la propia capacidad de generar escenarios alternativos y encontrar soluciones válidas ante las dificultades que se presentaron para alcanzar el objetivo de la consigna. Probablemente también haya sido percibir que es posible poner en marcha ideas y que si estas responden a necesidades concretas de la población destinataria y si se establecen los canales adecuados de comunicación, los resultados pueden exceder las expectativas. 
La enseñanza
En los tiempos que corren, el aula debe convertirse en un laboratorio social donde las personas puedan experimentar y resolver situaciones reales que provean de todo el saber que no puede ser transmitido en los libros de texto. El aula debe abrirse a la sociedad, interactuar e incorporar la dimensión sensorial y emocional, en un adecuado balance con las dimensiones racionales y lógicas, aún enseñando temas “duros’ com la gestión de proyectos.
Por otra parte, si ellos hubieran ido a la cárcel en actitud de “va a ser muy difícil que nos dejen hacer la encuesta” o “seguramente necesitamos papeles y permisos” el primer encuentro hubiera reafirmado su “autoprofecía” y no hubieran obtenido los datos requeridos para el proyecto. Sin embargo, la confianza en la importancia del proyecto sumado a una actitud de superación de las dificultades les posibilitó encontrar alternativas y obtener mucha más información que la esperada. El nivel de aprendizaje ha superado claramente el diseño de una investigaciónsocial
La moraleja:
La preparación de los estudiantes para los desafíos que plantea el nuevo siglo significa revisar de manera profunda el modo en que se proponen y ejecutan los procesos de enseñana y aprendizaje. Significa revisar no sólo las prácticas docentes sino introducir la multi- y transdiciplinareidad en las currículas. Significa también destacar el placer y el disfrute por aprender, para que cada circunstancia de vida, no importa cuán real o simulada pueda ser, se convierta en una oportunidad de aprendizaje y de aplicación de los saberes desarrollados.
Corolario, según el pedagogo brasileño Paulo Freire:
Es necesario desarrollar una pedagogía de la pegunta.
Enseñar exige respeto a los saberes de los educandos.
Enseñar exige la corporización de las palabras por el ejemplo.
Enseñar exige saber escuchar.
No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión.

 

Leave a Reply

%d bloggers like this: