La cola, los mecenas y las vivencias

Jul 31, 13 La cola, los mecenas y las vivencias

Posted by in Industrias Creativas y Culturales

Unos posts atrás mencionaba el proceso que estaba iniciando el Teatro Carilimpia de Panamá implementando una estrategia de recaudación de fondos sobre la idea del Crowdfunding. Usted sabe, esa nueva manera de aportar recursos a los proyectos invitando a muchas personas a que hagan pequeños aportes. Lo que Chris Anderson denominó “la larga cola” o “Long Tail” en inglés. El principio es inverso a la lógica habitual de muchos modelos de negocios: en lugar de generar pocos ingresos pero de gran volumen, la idea es generar muchos ingresos de bajo volumen. Pareciera más sencillo lograr que muchas personas se desprendan de unos pocos (y no tan pocos) pesitos que pocas personas aporten mucho dinero. A esta lógica basada en la abundancia característica de la Era del Conocimiento en la cual estamos ingresando, se suma otro elemento: el marketing experiencial. Un abordaje comunicacional y relacional con el público basado en generar vivencias que logren crear lazos afectivos y emocionales entre “la marca” y el público. Muchas empresas lo están implementado de diversos modos (ver curso de marketing experiencial) pero, a pesar que la esencia del sector de la cultura es la vivencia, estos atributos no están siendo aprovechados de manera apropiada. Un último elemento que hemos puesto en juego es apelar a la responsabilidad cultural ciudadana, un concepto similar a la responsabilidad social empresaria o RSE pero que apela a nivel individual a la toma de conciencia de que la propia cultura debe ser cuidada y defendida por los miembros de esa comunidad específica. En este caso, la identidad panameña. Esto es lo que entendimos con las integrantes de Teatro Carilimpia y lanzamos una estrategia comunicacional con una meta clara: recaudar 6000 dólares en 40 días para garantizar el viaje del grupo al XI Festival Internacional de Teatro en Formosa, Argentina para el  cual el grupo fue seleccionado e invitado. La organización sólo cubre una parte de los gastos, motivo por el cual se decidió implementar esta novedosa estrategia. Todo caserito y a medida Hemos logrado...

read more

Marketing digital: ¿cómo y para qué?-1ra. parte

Jul 16, 13 Marketing digital: ¿cómo y para qué?-1ra. parte

Posted by in Industrias Creativas y Culturales

Inicio una serie de posts relacionados con el uso de Internet como plataforma para comunicar, posicionar, establecer vínculos, conocer a nuestras audiencias y establecer intercambios de valor por valor (ventas). En esta primera publicación, una breve introducción a las distintas posibilidades que ofrece Internet: Facebook pero también Google+. Twitter, Linkedin, Gmail pero también Yahoo. Mailchimp, Youtube pero también Vimeo. Instagram, WordPress pero también Blogger. Skype… Esta extraña mezcla de vocablos que suenan en inglés pero que no se encuentran en ningún diccionario y que parecen no tener fin… ¿Para qué nos sirven a los emprendedores? Podemos ver cada una de estas posibilidades como elementos separados o las podemos integrar en el concepto de Marketing digital aplicado a nuestros emprendimientos. Pero…  ¿Cómo se utilizan? El mercado como espacio de diálogo y visibilización El mercado es literalmente el espacio de encuentro, diálogo e interacción entre personas y organizaciones que buscan satisfacer necesidades, intereses y/o deseos a partir de intercambiar propuestas de valor por valor. Alguien produce, supongamos,  un espectáculo artístico o videojuegos o es especialista en diseño gráfico o edita libros. Estas son propuestas de valor. Alguien – el público –  puede  estar interesado por múltiples motivos en alguna de esas propuestas de valor dado que va a satisfacer un deseo, interés o necesidad propia y está por lo tanto dispuesto a ofrecer algo de valor (por ejemplo dinero) a cambio de recibir esa propuesta de valor. El mercado es entonces el espacio donde ocurren estas transacciones. Ahora bien: el “mercado” es, en estos momentos un espacio complejo, casi infinito en donde existen miles de ofertantes y millones de “buscadores”. ¿Cómo se encuentran? Comunicar: la responsabilidad del emprendedor Del lado del ofertante recae la responsabilidad de “posicionar” y “hacer ver” su propuesta, sea través de su marca, producto o servicio. En el amplio y vasto universo donde transcurren estas interacciones, el mercado, la actividad más compleja es no sólo lograr ser identificado sino también poder establecer vínculos cercanos con las personas que pueden tener interés en nuestras...

read more

Carne impresa o el costo de la no creatividad

Jul 11, 13 Carne impresa o el costo de la no creatividad

Posted by in Economía Creativa

Seamos francos: la velocidad que llevan los acontecimientos nos tiene a la mayor parte de la humanidad sencillamente desconcertados. Y no es para menos. El proyecto Global Meadows, por dar un ejemplo, está utilizando impresoras 3D para “imprimir” cuero y carne.  Así, tal como usted lo está leyendo. La Thiel Foundation de los Estados Unidos está financiando parte del proyecto Modern Meadow  a través del cual se ha desarrollado una “impresora de carne” que, sin provenir de un animal vivo y sacrificado, poseerá las mismas proteínas y apariencia que un suculento bife de chorizo recién salido de la parrilla a carbón. Más allá de los rechazos o adhesiones que genere esta modalidad, lo cierto es que esta misma técnica se está utilizando para crear piel humana (ver Médicos crean rostro nuevo usando impresora 3D), órganos y  prótesis para humanos como la traquea (ver ¿Cómo funcionan las impresoras 3D?), armas, juguetes y toda clase de objetos que hubieran terminado en la basura y que ahora, gracias a estas técnicas pueden repararse y ser usados como nuevos. (ver imagen adjunta) Es evidente que la clave de todo lo que surge como innovador y que supera la más arriesgada de las novelas de ciencia ficción, es producto de la creatividad humana y del espíritu innovador y emprendedor. Nada de esto podría ocurrir si esa dimensión que llamamos creatividad no estuviera potenciándose ocupando espacios y dimensiones que durante siglos se manejaron con criterios racionales y cartesianos.  Pareciera que el dominio del hemisferio izquierdo de nuestros cerebros, responsable por el pensamiento lógico y lineal está encontrando finalmente el balance necesario con nuestra mitad creativa  e  imaginativa. Negar la creatividad es negar la evolución humana Ideologías, ambición de poder, sistemas de control, creencias, modelos mentales… son muchas las causas que podemos identificar para entender por qué la creatividad ha sido hasta ahora arrinconada en la esquina cercana a la locura y los “desvaríos” artísticos. Es de data muy reciente que las “casas del saber” como las universidades, han comenzado a considerar programas...

read more

Crowdfunding: más que financiamiento

Jul 05, 13 Crowdfunding: más que financiamiento

Posted by in Economía Creativa

A propósito de las implicancias del “crowdfunding” caserito implementado por el grupo Carilimpia de Panamá, (ver: “¿Cómo financiar la cultura masivamente?) surge el tema de la responsabilidad cultural ciudadana. Hasta la irrupción de las plataformas de “crowdfunding” o financiamiento masivo para la cultura, el público en general no tenía mayores opciones de realizar aportes económicos para la producción de una determinada propuesta cultural. Tanto el Estado a través de subsidios o contrataciones directas así como las empresas privadas a través de patrocinios y donaciones, colaboran con el financiamiento de las producciones culturales desde sus inicios. El aporte del público en general se restringe al momento de la compra (sea de un libro, un cuadro, un video, etc.) o de su asistencia a una producción escénica, la presentación de una película, festival o similar. ¿Qué cambia con los procesos de financiamiento masivo? Además de surgir una opción cibernética del famoso “pasar la gorra”, la cual multiplicada por la potencia de conexión de Internet puede dar resultados maravillosos, abre las puertas a ejercer el derecho y la responsabilidad ciudadana de colaborar con el fortalecimiento de las expresiones culturales propias desde el momento de la producción. Se modifica la ecuación en donde el “público” deja de ser un actor pasivo en relación al proceso de producción de la cultura y  para pasar a ser un actor activo y esencial en los procesos de producción. Aportar económicamente a un proyecto en gestación significa ser más que un donante: se adquiere la categoría de colaborador o, exagerando, co-productor de la propuesta. Pero sobre todo se ejerce el derecho y la responsabilidad de estimular la producción cultural y creativa de la propia cultura. Muchas producciones culturales se están financiando con los pequeños aportes de muchas personas: películas, libros, obras de teatro y proyectos culturales y sociales de diversa magnitud y relevancia. El nombre y el rostro de cada uno de estos aportantes comienza a ser conocido. La ciudadanía emerge de su lugar de anonimato en relación a la producción cultural...

read more

Marketing al servicio de la cultura

Jun 09, 13 Marketing al servicio de la cultura

Posted by in Industrias Creativas y Culturales

Aprendizajes del curso de Marketing y cultura, Marketing de experiencias Un hecho curioso está ocurriendo. El mundo de las empresas utiliza cada vez más herramientas propias del universo cultural para promover ventas de productos y servicios. El marketing experiencial y el marketing de guerrilla, como se conocen las tendencias comunicacionales más recientes, se sustentan en los principios fundamentales de los procesos culturales: emocionar, construir identidad, vincular afectivamente, impactar en los sentimientos y llevar también a la reflexión. Se trata en general de campañas “inteligentes” con el agregado muchas veces de humor sutil, que trasciende la tradicional estrategia de estímulo de las ventas a partir de destacar las bondades utilitarias del producto. Un bolígrafo o pluma puede promoverse por sus cualidades materiales y tangibles, como lo haría el marketing tradicional, pero también puede ser una fuente inagotable de historias que están “guardadas” en su tinta, cuando lo utilizamos para escribir cuentos o historias de fantasía. El producto es el mismo, lo que cambia es el modo en que lo percibimos. Marcas de boligrafos de calidad hay miles, pero aquella que logre conectar emocionalmente con el público, marcará la diferencia y será percibida como más valiosa. En el universo de la cultura el “producto” es la experiencia misma, llámese un festival, una ruta gastronómica o una puesta teatral. Hora de invertir la fórmula y poner el marketing al servicio de la cultura. Con lo cual contamos con herramientas sublimes para promover los bienes y servicios culturales para llegar a nuestros públicos a través de las emociones y de establecer vínculos afectivos que produzcan relaciones duraderas y significativos intercambios de valor por valor. El público de la cultura: ese gran desconocido Dos semanas atrás pude compartir este abordaje con un heterogéneo grupo de entusiastas participantes provenientes, como es habitual en el universo cultural, de múltiples disciplinas: gestores, productores, ingenieros, periodistas, especialistas en marketing y en publicidad, funcionarios del Instituto Nacional de Cultura de Panamá, emprendedores/as, responsables de comunicación institucionales y otros. Junto al eje temático conceptual, el...

read more