Crowdfunding: más que financiamiento

Jul 05, 13 Crowdfunding: más que financiamiento

Posted by in Economía Creativa

A propósito de las implicancias del “crowdfunding” caserito implementado por el grupo Carilimpia de Panamá, (ver: “¿Cómo financiar la cultura masivamente?) surge el tema de la responsabilidad cultural ciudadana. Hasta la irrupción de las plataformas de “crowdfunding” o financiamiento masivo para la cultura, el público en general no tenía mayores opciones de realizar aportes económicos para la producción de una determinada propuesta cultural. Tanto el Estado a través de subsidios o contrataciones directas así como las empresas privadas a través de patrocinios y donaciones, colaboran con el financiamiento de las producciones culturales desde sus inicios. El aporte del público en general se restringe al momento de la compra (sea de un libro, un cuadro, un video, etc.) o de su asistencia a una producción escénica, la presentación de una película, festival o similar. ¿Qué cambia con los procesos de financiamiento masivo? Además de surgir una opción cibernética del famoso “pasar la gorra”, la cual multiplicada por la potencia de conexión de Internet puede dar resultados maravillosos, abre las puertas a ejercer el derecho y la responsabilidad ciudadana de colaborar con el fortalecimiento de las expresiones culturales propias desde el momento de la producción. Se modifica la ecuación en donde el “público” deja de ser un actor pasivo en relación al proceso de producción de la cultura y  para pasar a ser un actor activo y esencial en los procesos de producción. Aportar económicamente a un proyecto en gestación significa ser más que un donante: se adquiere la categoría de colaborador o, exagerando, co-productor de la propuesta. Pero sobre todo se ejerce el derecho y la responsabilidad de estimular la producción cultural y creativa de la propia cultura. Muchas producciones culturales se están financiando con los pequeños aportes de muchas personas: películas, libros, obras de teatro y proyectos culturales y sociales de diversa magnitud y relevancia. El nombre y el rostro de cada uno de estos aportantes comienza a ser conocido. La ciudadanía emerge de su lugar de anonimato en relación a la producción cultural...

read more

Marketing al servicio de la cultura

Jun 09, 13 Marketing al servicio de la cultura

Posted by in Industrias Creativas y Culturales

Aprendizajes del curso de Marketing y cultura, Marketing de experiencias Un hecho curioso está ocurriendo. El mundo de las empresas utiliza cada vez más herramientas propias del universo cultural para promover ventas de productos y servicios. El marketing experiencial y el marketing de guerrilla, como se conocen las tendencias comunicacionales más recientes, se sustentan en los principios fundamentales de los procesos culturales: emocionar, construir identidad, vincular afectivamente, impactar en los sentimientos y llevar también a la reflexión. Se trata en general de campañas “inteligentes” con el agregado muchas veces de humor sutil, que trasciende la tradicional estrategia de estímulo de las ventas a partir de destacar las bondades utilitarias del producto. Un bolígrafo o pluma puede promoverse por sus cualidades materiales y tangibles, como lo haría el marketing tradicional, pero también puede ser una fuente inagotable de historias que están “guardadas” en su tinta, cuando lo utilizamos para escribir cuentos o historias de fantasía. El producto es el mismo, lo que cambia es el modo en que lo percibimos. Marcas de boligrafos de calidad hay miles, pero aquella que logre conectar emocionalmente con el público, marcará la diferencia y será percibida como más valiosa. En el universo de la cultura el “producto” es la experiencia misma, llámese un festival, una ruta gastronómica o una puesta teatral. Hora de invertir la fórmula y poner el marketing al servicio de la cultura. Con lo cual contamos con herramientas sublimes para promover los bienes y servicios culturales para llegar a nuestros públicos a través de las emociones y de establecer vínculos afectivos que produzcan relaciones duraderas y significativos intercambios de valor por valor. El público de la cultura: ese gran desconocido Dos semanas atrás pude compartir este abordaje con un heterogéneo grupo de entusiastas participantes provenientes, como es habitual en el universo cultural, de múltiples disciplinas: gestores, productores, ingenieros, periodistas, especialistas en marketing y en publicidad, funcionarios del Instituto Nacional de Cultura de Panamá, emprendedores/as, responsables de comunicación institucionales y otros. Junto al eje temático conceptual, el...

read more

La economía invisible de la cultura

Hace ya un tiempo que nos acostumbramos a los datos macroeconómicos relacionados con el aporte al PBI que genera la cultura o la generación de empleo o los ingresos por divisas y afines. Todos datos voluminosos que sorprenden y entusiasman. 3, 5 y hasta más del 10% es la contribución de las Industrias Culturales y Creativas a los respectivos PBIs y datos similares se manejan en el campo del empleo en tanto que en el 2010 Naciones Unidas demostró que se exportaron más de 860.000 millones de dólares en bienes culturales en el mundo. Ahora bien ¿qué significa esto para el micro, pequeño o mediano emprendedor sea un artista, un productor, un diseñador gráfico o una pequeña editorial? No es sencillo saberlo, pero sí podemos analizar qué ocurre a nivel local cuando, por ejemplo un productor de espectáculos organiza un concierto de música en una sala de conciertos conocida. Un primer nivel de análisis nos muestra que los artistas y el productor habrán de obtener ingresos de esa actividad. A esto se suma la posible venta de CDs y de DVDs y los ingresos por derechos autorales toda vez que la música se ha utilizado en medios de difusión. Un segundo nivel es lo que ocurre dentro de la sala: la misma sala obtendrá ingresos, los técnicos (sonidista, vestuarista, iluminador, escenógrafo y asistentes) así como el personal de limpieza, seguridad y de atención al público, la venta de merchandising y del bar.   Un tercer nivel, ampliando más la mirada, abarca los servicios relacionados con toda la actividad: todos los aspectos relacionados con la comunicación: diseño gráfico, servicios de prensa y difusión, publicidad (paga), comunicación digital, hosting, diseño y envío de gacetillas electrónicas, sitio web, twitter, facebook, publicidad paga en medios digitales, etc. La imprenta que habrá de proporcionar los afiches, volantes, programas de mano, entradas, etc. también recibe sus ingresos. El transporte público para llegar al lugar o el estacionamiento se benefician así como la gastronomía que resulta impactada cuando al salir del...

read more

Appalachian University, USA y la economía creativa

Invitado por la Ciudad del Saber de Panamá, tuve la oportunidad de compartir conocimientos acerca de las Industrias Culturales y Creativas con un interesante grupo de estudiantes de la Appalachian University de los Estados Unidos, ubicada en Carolina del Norte.  Durante la presentación, analicé el contexto histórico en el cual ocurre el surgimiento de las Industrias Culturales y Creativas (ICC) ubicando este proceso en la transición entre la Era Industrial y la Era del Conocimiento. Algo similar a lo ocurrido con el paso de la Era Agrícola a la Era Industrial. Analizamos los modelos mentales que construyen el valor de la cultura en términos económicos y productivos para dar paso a los datos concretos y relevantes en términos de aportes económicos, generación de empleo y otros usualmente utilizados por la economía tradicional. Pero, esto es diferente. Si la economía tradicional se basa en los recursos tangibles y el capital financiero, las nuevas formas de economía se sustentan en recursos intangibles (conocimiento, innovación, creatividad y cultura) y las personas. Pasamos de una lógica de escasez en donde lo más importante es que cada individuo sea exitoso (siguiendo a Adam Smith) a una lógica de abundancia donde prima la colaboración a través de redes, interdisciplinareidad y tecnología. De acuerdo a la Dra. Heather Dixon-Fowler, directora del Center for Entrepreneurship de la Universidad mencionada y coordinadora del grupo, esta presentación les hizo reflexionar acerca del rumbo que lleva la economía estadounidense centrada aún en modelos de negocio que se sustentan en visiones inspiradas por la vieja economía. Y que era relevante incluir estos nuevos desarrollos en las formaciones de los nuevos emprendedores. Una tendencia conservadora domina el universo emprendedor norteamericano evidenciándose en las dificultades que tienen diversos sectores para acompañar estos procesos de desarrollo. Lo cual estaría relacionado con las dificultades económicas mundiales. Este fue un primer contacto con estudiantes de Norteamérica y ha sido sumamente enriquecedor para ambas partes. descargar el pdf de la presentación...

read more

Curso Marketing y cultura, marketing de experiencias

Apr 25, 13 Curso Marketing y cultura, marketing de experiencias

Posted by in General

¿Por qué vamos al cine y al teatro? ¿Para qué compramos libros y escuchamos música? Por varias razones: para emocionarnos, para vivir experiencias diferentes, por placer intelectual y sensorial y para (re) encontrarnos con nuestra identidad y la razón de nuestro ser. Y lo que hacemos en definitiva es sentarnos a que alguien nos cuente una historia que puede ser de amor, de violencia, de ternura o de reflexión. Se trata de un feliz (así esperamos) encuentro entre personas que quieren y tienen algo para contar y personas que quieren y desean “vivir” la historia, tener y compartir la experiencia. En este acto de “narrar” historias ocurre también algo significativo: la historia a contar va ganando valor en la medida que quienes “leen” la consideran valiosa. Se crea así un circuito virtuoso en donde el acto creativo (un libro, una película, una canción o una obra de teatro) pasa a ser un bien cultural con valor estético, histórico, patrimonial, económico y sensorial. Estas interacciones pueden ocurrir en la medida que se pueda visibilizar la historia a contar, que alguien levante su mano entre la multitud de personas y diga “tengo algo para contar” y que otro alguien lo vea, se interese y decida escuchar la historia y vivirla. De todos estos procesos de encarga el marketing en la cultura. Nos sirve para identificar quienes pueden estar interesados en “escuchar” nuestra propuesta y saber cómo llegar a ellos, a través de qué canales y con qué mensajes. Nos sirve para planear las acciones de comunicación y evaluar midiendo los resultados. Durante el curso veremos cuestiones teóricas y prácticas relacionadas con el uso de las nuevas tecnologías así como la integración del marketing cultural con el mundo de las empresas. Sobre estos temas tratará el curso que habré de dictar en la Universidad Tecnológica de Panamá entre el lunes 27 y el viernes 31 de mayo en la ciudad de Panamá, de 8:30 AM a 1:30 PM. El costo es de B./100.- Haz click aquí para...

read more